Dolly Lizarraga

Portfolio Description

K´UYCHIRUNA  – “Gente del Arco Iris”

¡Por dónde empezar!  Luego de varios viajes identificamos una asociación de mujeres artesanas en el poblado de Tinki, provincia de Ocongate (Cusco) a más de 4000 metros sobre el nivel del mar. La asociación tenía bastante claridad sobre sus objetivos pero al mismo tiempo numerosas necesidades para salir adelante en su propósito de mejorar y comercializar sus tejidos en fibras y tintes naturales con diseños ancestrales. Sabía por el aprendizaje en el Proyecto FAO/Holanda que sólo con la participación activa de los miembros de la asociación en la planificación de las actividades podríamos alcanzar el éxito. Debido a que las señoras artesanas sólo hablan el idioma quechua no fue fácil la comunicación al inicio pero con voluntad y humor encontramos la manera de entendernos.  Finalmente fue muy gratificante haber podido colaborar con ellas y sus esposos en la construcción de un local que funciona como taller de tejido, sala de reuniones y tienda y luego implementarlo con las herramientas necesarias para su trabajo. KUYCHIRUNA apoyó a esta asociación durante 8 años mediante talleres de organización y gestión, administración, formalización, diseño y comercialización para mejorar y expandir su producción y venta.  Estos trabajos se hicieron llevando especialistas desde Lima a la comunidad o facilitando la capacitación de sus delegadas (elegidas por la asociación en asambleas comunales), en los centros para emprendedoras establecidos en la ciudad de Cusco (Centro Bartolomé de las Casas). 

En el momento menos pensado, durante una asamblea, las señoras nos expresaron muy animadamente la importancia de la tarea realizada conjuntamente y cuyo fruto repercutía en su autovaloración y el respeto logrado ante sus compañeros de vida y de la comunidad, así como los beneficios que su taller representaba para la economía familiar sobretodo en el bienestar de sus hijos.  Además, reconocieron el placer que les producía continuar con una tradición milenaria y se comprometieron a que seguirían enseñando a sus hijas el tejido.  Demás está decir que mi socia y yo nos conmovimos profundamente con sus expresiones.  Las hemos vinculado con el mercado nacional a través de la Casa de la Mujer Artesana y HAF (Help a Friend) vende sus productos a nivel internacional.  Sentimos que la misión había sido cumplida.                                                                     

Habíamos logrado acercarnos y a compartir aprendizajes con estas valientes mujeres, siempre sonrientes a pesar de sus dificultades.  Aprendimos que tienen conflictos interpersonales y familiares, como todos.  Pero conocimos sobretodo de su fuerza y empeño para desarrollarse sin dejar atrás valores de la cultura andina.  Un difícil equilibrio entre desarrollo y tradición.

Simultáneamente al trabajo con las artesanas, acordamos contribuir a la educación de los niños de la comunidad de Cconamuru, en la misma zona, al pie del nevado Ausangate.  La tarea se presentaba inmensa como la montaña; a nuestros ojos las necesidades eran enormes.  Diseñar “el proyecto” no resultaba tarea sencilla!  Decidimos ir paso a paso, avanzando en la medida que los profesores, padres de familia y los mismos jóvenes establecieran sus prioridades y la obtención de fondos lo permitiera. 

Luego de varias visitas, reuniones y conversaciones con las familias en asambleas comunales, se acordó empezar con un diagnóstico de nutrición.  La persona a cargo de la Posta Médica del Ministerio de Salud en la zona estuvo muy interesada en participar y apoyar esta propuesta.  Logramos un convenio con las estudiantes del último ciclo de la Facultad de Nutrición de la Universidad Femenina del Sagrado Corazón de Lima y se realizó este diagnóstico con resultados poco alentadores; es decir, se detectaron altos índices de desnutrición y anemia.  Las jóvenes estudiantes visitaron casa por casa a las familias con los resultados de los análisis de sus hijos e hicieron las recomendaciones pertinentes a las madres de familia. 

Cuando salieron los resultados del estudio, la persona a cargo de la posta había sido cambiada y la que estaba a cargo mostró poco interés en seguir acompañándonos en este estudio e inclusive casi nos genera un problema con la comunidad. Afortunadamente la comunidad respaldó abiertamente el trabajo de las nutricionistas de KUYCHIRUNA. Así aprendimos que los cambios en las autoridades representan retos a los que hay que adaptarse de la mejor manera posible para continuar el trabajo contando con todos los socios estratégicos. 

Estas jóvenes estudiantes hicieron sus tesis en base a estos estudios.  Pienso que además de haber contribuido a las familias de la comunidad con información nutricional, las jóvenes obtuvieron una experiencia valiosa y ojalá, algún día, desde un puesto importante puedan hacer un aporte considerable a mejorar la educación en nutrición tomando en cuenta las particularidades de las poblaciones andinas y también valorar el aporte de las comunidades campesinas a la alimentación del país.  Pensamos que llevar jóvenes estudiantes de los últimos ciclos a realizar experiencias en campo, en diversas áreas es muy importante para que conozcan la realidad nacional.

En determinado momento nos dimos cuenta que era necesario construir un local para poder continuar con nuestro trabajo; así se adquirió un terreno y se construyó, con mucho esfuerzo, un espacio que hoy alberga una gran sala de capacitación, sala de arte, biblioteca y alojamiento para los colaboradores.  Aquí debo mencionar muy especialmente a la Fundación NAHUEL y a Don Samuel Luks sin cuya invalorable contribución no se hubiera podido hacer realidad el local comunitario. La biblioteca lleva el nombre de Marco Nahuel en reconocimiento a los nobles propósitos de la Fundación.  Tuvimos además, el privilegio de contar con un reconocido arquitecto cusqueño, el Arq. Roberto Samanez A. quien de manera desinteresada supervisó y condujo la construcción del local entre temporadas de lluvia y de “lluvia de fondos”!  Pero al fin, ahí está el local al servicio de la comunidad, frente al Apu Ausangate, para alegría de la comunidad y sobretodo de los niños, jóvenes y padres de familia Ccoñamuru.

Y ahora que vemos el local a la distancia nos decimos: “¡Cómo tuvimos el ánimo y valor de emprender tremendo reto en un lugar tan lejano e inaccesible!”  Un poco de locura y una buena dosis de compromiso fue la fórmula mágica! Quien sabe, mucho amor por los niños y el país fueron ingredientes importantes.

Cuando llegamos a la comunidad no existía una escuela.  Sin embargo, se construyó el Colegio Juan Pablo II muy cerca de nuestro local.  En los últimos años hemos podido trabajar con este colegio a través de su Directora Sra. Maruja Deza, así como con los padres de familia.  

KUYCHIRUNA ha contribuido al Colegio Juan Pablo II con libros de texto, la banda de música, equipo audiovisual entre otros, y sobretodo varios talleres educativos como por ejemplo, el Taller de Teatro con apoyo del Actor Augusto Casafranca de Yuyachkani, Taller de Prevención de Trata de Personas con apoyo de la OIM, Taller de Educación Sexual para Adolescentes y Taller de Capacitación para Docentes en Educación Sexual, con apoyo de UNFPA mediante la participación de la Sra. Carmen Murguía de UNFPA y el Dr. Aayam Gupta de la Embajada de India en Perú, y entre otros.

El Sr. Sandeep Chakravorty Embajador de la India en Perú y el Sr. Aayam Gupta nos visitaron con motivo del Día Internacional de Yoga en 2018 y brindaron una invalorable contribución mediante clases de yoga para los más pequeños en un evento de intercambio de las culturas milenarias de la India y del Perú. 

En el año 2018 KUYCHIRUNA acompañó a la Embajada de la India en el Perú y Bolivia en la organización del Día Internacional del Yoga y en esa oportunidad se pudo llevar a una delegación de niños del Colegio Juan Pablo II a Machu Picchu, por primera vez en sus vidas.  También se llevó a un grupo de jóvenes a Machu Picchu para demostrar el “yoga andino” como parte de la celebración del Día Internacional del Yoga.

Puedo decir que las lecciones aprendidas durante nuestro trabajo en la comunidad son muchas: como todos nuestros visitantes nos dicen, “es más lo que uno se lleva que lo que uno trae”!  Trabajar con las mujeres y jóvenes de la comunidad nos ha permitido conocer sus tradiciones, fortalezas y aspiraciones en un país en desarrollo aún con muchas necesidades.  El habernos integrado como “madrinas” y “comadres” nos lleva a pensar que es su forma de reciprocar la motivación y cariño que nos condujo hasta esa lejana comunidad andina.  Hemos contado con el invalorable apoyo de amigos e instituciones amigas que nos han acompañado en nuestros propósitos, aportando sus conocimientos, dedicación y desinteresada entrega para llevar adelante programas de interés de la comunidad.  Hemos visto con alegría cómo aparecían rutas que nos facilitaban el camino, o al menos así lo vivimos, prestando más importancia a los avances que a las dificultades.  Se ha buscado ofrecer cursos, talleres de nutrición, arte, música, teatro, meditación, fotografía, yoga, educación sexual, etc. reconociendo la valiosa tradición cultural andina y expandiendo sus campos de aprendizaje.  En estos 11 años hemos “crecido” con los jóvenes escolares atendiendo sus inquietudes en la medida de que les iban surgiendo y de nuestras posibilidades.

Todo este viaje empezó hace más de 40 años cuando conocí las comunidades andinas y aprendí a respetarlas, a querer a sus valientes hombres, mujeres, jóvenes y niños portadores de un valioso legado ancestral pero abiertos a nuevos aprendizajes para su bienestar.

Gracias a Charly Kenny Jordan y los colegas del Proyecto FAO/Holanda por todos los años compartidos y el gran aprendizaje que significó para mí en programas de desarrollo comunitario!

Lima, 16 de setiembre del 2020

Fotos Emily Luks

Algunos comentarios de Colaboradores y Voluntarios de KUYCHIRUNA:

“Recuerdo con inmensa gratitud que las primeras actividades que realizamos para la difusión de la matemática inca con los niños de las zonas remotas del Perú fue gracias a la Asociación Kuychiruna. Dolly y Emily fueron quienes con mucho amor y dedicación organizaron y facilitaron el dictado de talleres en escuelas al pie del Apu Ausangate.
Cuando llegué a Ccoñamuru pude apreciar ¡Qué hermoso trabajo que vienen realizando en conjunto con los niños de las comunidades del Cusco!
Kuychi Runa, que en quechua significa hombre arcoiris, es un colorido
y amoroso puente tejido para el intercambio de lo más bello de dos mundos, juntos formando el sagrado “yanantin” de la ciencia y el arte consciente.”

Dhavit Prem, Director La Yupana Inca   

“Visitar la comunidad de  Coñamuru, enseñar y experimentar técnicas desde el arte con sus niños y adolescentes fue desde el principio  un evento en el que pudimos confirmar cómo cada uno de ellos  mantiene intactos sus potenciales dones para interpretar su entorno, la percepción  de un ánimo bastante intenso con respecto al aprendizaje, su saludable esencia  en la recepción de cada una de las técnicas mostradas durante la clase… ver, además, las distintas capacidades en acción, es decir unos desde el habla, la gráfica, movimiento etc. motivados por su visión de la naturaleza como eje central de todas sus actividades… Por otro lado resalto … el manejo de sus ceremonias a los apus, la tradición del juego abierto, además de una buena y sincera disposición para los visitantes”. 

Christian Burgos, Profesor de Arte.

“…He participado en muchas de las actividades de KUYCHIRUNA, tales como en un taller de dibujo dirigida por la socia fundadora, quien es una artista, para recolectar fondos para comenzar las actividades.  Talleres de dibujo de plantas medicinales ancestrales para que los niños aprovecharan y aprendieran de sus padres y abuelos sobre las propiedades de las plantas medicinales y las dibujaran en sus cuadernos, escribiendo las enseñanzas de esta sabiduría ancestral, pudiéndolas almacenar en lo que ahora es la biblioteca que está en la edificación construida para el servicio de la comunidad.”  María Cristina Arismendy, Ex Representante Adjunta, Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) 

            “Gracias a la oportunidad  que me brindó Kuychi Runa y el Centro Cultural India de la Embajada de la India en Perú, viví la increíble 
experiencia de ser parte de una actividad educativa innovadora que combinó la experiencia del yoga y la educación sexual integral en el marco de las actividades para celebrar el Día Internacional del Yoga 2018. Desde el Fondo de Población de Naciones Unidas nos sumamos a esta iniciativa con el fin de contribuir a prevenir y reducir el embarazo adolescente en la comunidad de Ocongate.   Además de disfrutar los beneficios del yoga en su salud mental, concentración y autoestima, los y las estudiantes y docentes de la IIEE Juan Pablo II tuvieron un espacio para reflexionar sobre la construcción de su sexualidad a partir de la socialización de género de varones y mujeres, los conflictos y búsqueda de resolución en la adolescencia, el enamoramiento, las aspiraciones personales y la violencia en las relaciones de pareja… Se logró además que directivos, docentes y estudiantes identifiquen la educación en sexualidad y la experiencia del yoga como herramientas pedagógicas sustantivas para atender las necesidades de los y las adolescentes y contribuir a su desarrollo y bienestar integral.

La experiencia de Capacitación para Docentes en Salud Sexual (2019) fue sumamente gratificante en tanto encontramos docentes comprometidos y motivados a abordar con los y las estudiantes temas relacionados a la vivencia de su sexualidad siendo conscientes que el primer paso es revisar su propia vivencia de la sexualidad. El espacio de aprendizaje generado fue muy valorado por los y las docentes quienes reconocieron la importancia de deconstruir estereotipos de género y cuestionar las relaciones desiguales basadas en relaciones de poder que muchas veces se expresan en actitudes y comportamientos violentos.”  Carmen Murguía, Analista de Programa, Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA)

“…It is pertinent to acknowledge that Kuychiruna is doing a very important ground work of empowering youth and adults in Quispicanchis Province, in the highlands of Cusco, Peru.  With the support of local administration, local institutions and international collaborators Kuychiruna through years of hard work have managed to establish a small library, cum reading room fostering reading habits among local children; organizing customized workshops related to value education, health education and personality development. …Their efforts are thus geared to preserve local cultural heritage and to sustain employable skills for local youth. … I have sweet memories of my visits to Kuychiruna”. Dr Aayam Gupta former Director of Centro Cultural de la Embajada de la India para Perú y Bolivia.

“Recuerdo haber comenzado el curso de Fotografía, con dinámicas somáticas y de atención plena para introducir la parte de la técnica de la fotografía, un poco densa, pero necesaria. Luego continuamos con el compartir de un libro de imágenes de nuestro gran fotógrafo cuzqueño Martín Chambi. Cada página era recorrida por sus miradas que mostraban gran concentración, conciencia de detalles y asombro. Por último, salimos afuera de los salones y seguimos con la práctica de fotografiar lo que llamara nuestra atención utilizando cámaras viejitas y de celulares, la mayoría prestadas, sin embargo en manos de ellos parecían objetos sagrados.  Las primeras imágenes que hicieron ese día, después del curso, fueron muy prometedoras. En ellas se plasmaba un sentido de armonía, entusiasmo y alegría. Los temas fueron básicamente sobre Naturaleza y en especial, su Apu Sagrado Ausangate, que estaba a pocos metros cuesta arriba de su escuelita, custodiando su día a día.  Espero que entre esos jóvenes que recibieron esa introducción a la fotografía haya más de uno que haya descubierto la fascinación por la luz y se haya animado a pintar con ella la magia y belleza de su universo.” Mónica Newton. Fotógrafa.

Kuychi Runa es un sueño hecho realidad. Son los miembros de una comunidad andina emergente que comienza en recuperar la autoestima mediante la atención al pukllay = juego en el más amplio sentido de la palabra: como el encuentro de diversas áreas de la formación identitaria, autodidacta y abierta a los aportes que otras fuentes culturales. Visitarlos y encontrar sus propias expresiones significó un motivo de fiesta para los sentidos. Augusto Casafranca, Actor y Profesor de Teatro.

El taller “Conciencia del Ser” con los niños de Ccoñamuru fue una experiencia increíble poder darles a entender el poder de estar presentes a través de la música y los sonidos.  Aquí lo cognitivo da paso a la conciencia, los niños pudieron experimentar calmar su mente y a partir de allí darse cuenta que existen independientemente de su mente.  Dolly y Emily son visionarias que propiciaron este taller donde los niños pudieron, a partir del canto, conectarse con su propio entorno.  (Sólo se cuenta con videos del taller de Ricardo Meza).