Max Lascano

Portfolio Description

NO SUBESTIMAR LAS CAPACIDADES DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

Durante mi paso en el diseño e implementación por durante 8 años (2008-2016) en la gerencia del Programa Socio Bosque de Ecuador (proyecto basado en la  suscripción de acuerdos de conservación de bosques nativos, páramos, manglares, con propietarios comunitarios de los pueblos y nacionalidades indígenas), una de las principales críticas y riesgos al que se enfrentó el Programa, fue la subestimación de las capacidades de las organizaciones comunitarias e indígenas en cuanto al manejo directo de recursos financieros.

Socio Bosque transfiere recursos financieros de forma directa a las cuentas de las organizaciones para la implementación de planes de inversión que son construidos de forma participativa en cada organización y aprobados durante sesiones de sus máximos órganos de gobierno, las asambleas. Fueron muchas las personas de instituciones gubernamentales, no gubernamentales, de cooperación, que manifestaron su oposición a que se entreguen fondos de forma directa a las organizaciones, afirmando que no tendrían capacidad de ejecución y que sólo generarían conflictos y divisiones internas.

Luego de 12 años de ejecución, Socio Bosque se ha constituido en uno de los proyectos más exitosos de conservación no sólo de la región sino del mundo, se han escrito decenas de investigaciones científicas, tesis de doctorado, estudios de impacto, la gran mayoría de los estudios serios realizados, coinciden que Socio Bosque ha contribuido de forma positiva a la reducción de la deforestación, a la vez que ha fortalecido la organización comunitaria y mejorado sus condiciones de vida.

Las organizaciones comunitarias han demostrado (sin desconocer dificultades y problemas puntuales en la gestión de los fondos, como suceden en cualquier organización), que tienen las capacidades para manejar directamente recursos financieros, y que con oportunidades, asistencia técnica, autocontrol social, no existe mejor mecanismo para una gestión costo-efectiva de los proyectos comunitarios que su participación directa.

No debemos nunca subestimar las capacidades de las organizaciones comunitarias para liderar cualquier iniciativa.