TRABAJO CON AGRICULTORES

Sistemas agroforestales tradicionales de los Andes del Perú, S. Padilla

 

“Calidad sobre cantidad siempre”, Gumersindo, Borgo

Tener relaciones constructivas con las comunidades rurales participantes facilita el trabajo.   Por haber sufrido muchos engaños y decepciones en el pasado, lograr esta condición puede ser difícil.  Las 15 lecciones presentadas abajo harán un poco más fácil lograr este anhelo.

1.Ser transparente, siempre.  Como se ha mencionado, los errores del pasado han hecho que los agricultores andinos sean  gente escéptica. No mentir, ser directos, decir con claridad de lo que se puede o no se puede hacer, no dar escusas o explicaciones confusas, y cumplir con lo prometido son algunas acciones que se deben aplicar para ganar la confianza del campesino andino.

2.Trabajar a través de las organizaciones tradicionales. Es más productivo trabajar a través de las estructuras organizativas existentes (lideres, asambleas generales, grupos de vigilancia, comités de uso y distribución de agua y de programas de trabajo específicos) que crear otras nuevas. Las nuevas estructuras tienden a frenar al desarrollo con romper u opacar estructuras comunitarias ancestrales, ya entendidas y respetadas por las familias campesinas.

Pastoreo en las faldas del Volcán Antizana - Ecuador Phil Connon

3. Respetar los valores y conocimientos tradicionales. Respetar las lenguas nativas, las creencias, los valores tradicionales y los conocimientos locales de los agricultores andinos es fortalecer su identidad, su orgullo y su creatividad. Tener siempre en cuenta que hay mucho que aprender del conocimiento ancestral de la comunidad rural.  Al incorporar esta información con tecnologías modernas, ayudará a las agencias de desarrollo local a reducir errores e incrementar la productividad de su accionar.

4.Trabajar para solucionar las necesidades sentidas. El agricultor andino tiene una visión holística del desarrollo y no apoyarán programas de desarrollo que no se ocupen de sus múltiples necesidades. Algunas de estas son el agua para consumo humano y el riego, la leña para calentarse y cocinar, la madera y otros materiales naturales para la construcción, los alimentos y hierbas medicinales, y el trabajo remunerado para para poder vestirse, educarse, curarse y recrearse.

Se enseña mejor en el campo. Riobamba Ecuador, Paulina Soria

5.Dar prioridad al agua. Sin agua no hay desarrollo y la gente sufre.  El agua es un elemento unificador del desarrollo. La oportunidad de juntar esfuerzos de las familias campesinas, las instituciones locales y las organizaciones nacionales alrededor del tema del agua, aumentan notablemente las posibilidades de éxito de los programas del desarrollo rural en general.

6.Cuidado con ofrecer incentivos económicos. Los incentivos financieros entregados por los gobiernos o entidades internacionales no son sostenibles. Se pueden usar éstos como complementos al desarrollo, pero es importante cuidarse y no crear una dependencia alrededor de ellos. Es entendido en la comunidad que programas de desarrollo que generan beneficios sociales, ambientales y económicos basados en la autogestión fomentan la creatividad y son, por lo general, más sostenibles que los programas que se basan solamente en la repartición de regalos monetarios.

Terrazas de lenta formacion con pasto Milin, Riobamba, Ecuador

7.Ser práctico y coherente. En el mundo de las familias campesinas, el que ve cree. Buscar generar beneficios tangibles y a corto plazo debe ser la meta de un proyecto de desarrollo rural.   Aquí es necesario promover la calidad de los productos sobre la cantidad del producto. Un producto de calidad siempre tendrá un mercado; por otro lado, al entregar un producto de una calidad dudosa es la mejor forma de  matar las posibilidades de su venta.

8.No malgastar el tiempo de los agricultores. Los agricultores son gente ocupada. Ellos invierten casi todo su tiempo disponible en la agricultura, la ganadería, el manejo de la casa y el cuidado de los niños y ancianos, dejando poco espacio para otras actividades. Sean directos. Vayan al grano. No pierdan tiempo en largas y tediosas explicaciones, programas de sensibilización, o diagnostico sociales, ambientales o económicos.

9.Aprender haciendo. En lugar de cursos formales, fuera de casa y durante largos períodos de tiempo, conviene más a los agricultores andinos aprender con realizar prácticas en sus fincas o granjas. Aprender haciendo, es un método pedagógico que contribuye a mejorar las destrezas y habilidades de hombres y mujeres del campo desde sus casas.

Escenario común en Los Andes, Mariano Martinéz

10.Incorporar a las agricultoras. Las mujeres son el soporte principal de la familia andina, dado el proceso migratorio de varones adultos y jóvenes para buscar trabajos remunerados. Promoviendo un proceso de inclusión, se debe preparar a las mujeres para ser líderes comunitarias, asegurando que reciban el apoyo que requieren para cumplir este nuevo rol. Las mujeres campesinas tienen dones especiales para el manejo de pequeñas empresas comunitarias y familiares. Hay que aprovechar este talento y otros talentos suyos al máximo.

11.Investigar. Rara vez existen soluciones fáciles para los problemas del desarrollo rural andino. Los programas de desarrollo exitosos promueven actividades de investigación en campo en el que los agentes de desarrollo ayudan a las mujeres y hombres agricultores a buscar soluciones prácticas a sus problemas de producción agrícola, pecuaria y forestal, entre otros. Las capacidades de todas las familias campesinas para el desarrollo se fortalecerán a través la difusión e intercambio de estas pruebas prácticas.

12.Preparar líderes locales. Capacitar a hombres y mujeres como líderes comunitarios en la preparación, aplicación y evaluación de las actividades de desarrollo es esencial. Sólo cuando los líderes locales asumen las responsabilidades del desarrollo es cuando comienza una verdadera autogestión. A medida que los líderes se capacitan, los agentes de desarrollo (extensionistas) deben retirarse, retornado esporádicamente a fin de reforzar las actividades de desarrollo en procesos, si se estima necesario.

13.Realizar evaluaciones participativas periódicas. Las familias andinas viven en un mundo dinámico. Los cambios frecuentes de clima, las exigencias de los mercados, y las políticas de los gobiernos afectan rápidamente sus situaciones ambientales, económicas y sociales. Los líderes deben ser preparados para aplicar la evaluación participativa. Este es un método de aprendizaje eficaz. La información generada a través de este método ayudará a los agricultores tomar decisiones acertadas.

14.Promover el intercambio de experiencias: El intercambio de experiencias entre los mismos campesinos que les permiten crear confianza y seguridad en sus propuestas y en sí mismos. También fomenta la réplica de experiencias exitosas en comunidades vecinas, quemando etapas de planificación e investigación ya realizadas.

Plantaciones de pino, La Paz Bolivia. E. Arias

15.Ser paciente; cambiar toma tiempo. Los agricultores andinos solo cambian cuando ven que sus esfuerzos producen resultados y beneficios innegables y convincentes. Dependiendo de la actividad promovida, se puede tomar 5 a 10 años para producir cambios reales en las actitudes y conducta de los hombres y mujeres agricultores andinos.  En el mundo andino, apurar el cambio no es conveniente.